lunes, 21 de noviembre de 2016

Lisboa - Portugal





A Enrico le encanta visitar las capitales y esta vez viajó a Lisboa, capital de Portugal. Le llamó la atención sus típicos trenes, entró en la Plaza del Comercio, conoció la estatua dedicada a los descubridores, el océano de desde donde partieron, y pudo recorrer intentando que no lo aplastaran, el precioso monasterio de los Jerónimos.

El Algarve en Portugal



Como no había quedado contento con tanta piedra en la playa de La Palma, se desplazó a El Algarve, en Portugal, y disfrutó en la playa corriendo por la arena, y en el hotel con sus innumerables piscinas, sus restaurantes y su cálido Spa, al que accedió sin problema porque no había nadie.

La Palma de las Islas Canarias







Y cuando echa de menos el sol, Enrico sube a un avión de polizón y se va a algún sitio de playa. En esta ocasión decidió visitar La Palma, con sus playas de arena volcánica.
Eligió un hotel con todo incluido porque los veraneantes suelen ser descuidados y dejan mucha comida al alcance de los roedores.